Most Recent

Recibe reflexiones:


Enero 21
El Dios de los perdedores y fracasados
Jehová de los ejércitos está con nosotros; nuestro refugio es el Dios de Jacob. SALMO 46: 7


Dios está con nosotros. Él es el Señor de los ejércitos. La expresión evoca imágenes militares. El Señor, con todo su poder y todos sus recursos ilimitados. ¿Quién es el que está con nosotros? Dios, con todas sus fuerzas, dirige las celestiales y nos defiende. Estas imágenes nos recuerdan la ocasión cuando el profeta Eliseo y su siervo se vieron rodeados por las fuerzas enemigas. El terror invadió el corazón del siervo del profeta. Pero Eliseo oró, y los ojos de su criado fueron abiertos. Vio las montañas cubiertas de guerreros celestiales, caballos y carros de fuego. ElDios que estacionó un ejército invisible alrededor de Eliseo está contigo en las circunstancias de la vida.Quizá cuando lees estas palabras de esperanza te sientes tentado a pensar: «Suena maravilloso para algunas personas, pero no para mí». Es posible que pienses que Dios estál disponible y dispuesto a ayudar a aquellos que no cometen errores. Que solo atiende a personas como el santo profeta Eliseo, el intachable sacerdote Zacarías y al varón "Perfecto y recto" llamado Job. Que solo cuida a los que son más espirituales que tú o al Pastor o al anciano, a la diaconisa, a todos los que son fieles.Pero ese razonamiento queda completamente descalificado cuando leemos la última parte de nuestro versículo de hoy: «Nuestro refugio es el Dios de Jacob». ¿Por qué no el Dios de Daniel, de José, de Enoc, o de María? Porque Dios sabe cómo pensamos. Nuestra formación desde nuestra infancia nos ha enseñado que somos malos y no me-¡tecemos la ayuda de Dios. Es refugio solamente cuando somos fieles, pero cuando no alcanzamos la norma y pecamos; no nos puede ayudar.El título «Dios de Jacob» indica que, incluso cuando fracasamos, Dios no nos abandona. Le lastiman profundamente nuestros errores; pero no hasta el punto de dejarnos sin su ayuda. Todos sus hijos somos elegibles para recibir su protección. El Señor pudo haber usado el nombre «Dios de Israel», que significa «Príncipe de Dios». Es el nombre que se le dio a Jacob después de su conversión. Pero usó el nombre Jacob. ¿Por qué? Porque Jacob era como nosotros. Se equivocó. Pecó. Mintió. Ambicionó y obtuvo posesiones en formas cuestionables, como algunos de nosotros.El título «Dios de Jacob» es un mensaje de gracia, incluso para aquellos que se encuentran en su más bajo nivel espiritual. Ven a él, que te espera tu buen Salvador, y feliz para siempre serás.

(Tomado del Libro de Meditaciones 2009 "Siempre gozosos , experimentando el amor de Dios" del Pastor Juan O. Perla)

Comments Off

Reflexiones populares

Música de Reflexion

Loading...

Translate/Traductor web

REFLEXIONANDO CON LAS NOTICIAS

Loading...

Seguidores

Archives

Páginas vistas en total

© REFLEXIONES PARA VIVIR. 2010 | This wordpress temeplate was designed by Vcars | Converted to Blogger Templates and Blogger Themes for Shoe Shopping | Discount Watch