Most Recent

Recibe reflexiones:

Hoy en día, se está difundiendo cada vez más la idea de que no hay que arrepentirse de nada. En la base de este pensamiento está el concepto de que no somos malos, sino que al buscar y tantear medios para ser felices a veces nos equivocamos.
David, luego de su terrible pecado de adulterio con Betsabé y de homicidio del marido de ella, Urías, fue interpelado por el profeta Natán, enviado por Dios, para ser salvado del camino de perdición en el cual se había embarcado (ver 2 Sam. 12:1-9). David, entonces, reconoce su maldad, se arrepiente y escribe el Salmo 51.
Allí, David reconoce que lo único que le da derecho al perdón de Dios es la misericordia misma de su Creador, y se refugia en ella: “Ten piedad de mí, oh Dios, conforme a tu misericordia, conforme a la multitud de tus piedades” (Sal. 51:1).
Pero no solo pide el perdón de su pecado, no solo quiere asegurarse el favor de Dios y su apoyo en esta vida, sino también, por sobre todo, al sentirse sucio, ruega una limpieza interior, una purificación, un corazón nuevo: “Lávame más y más de mi maldad, y limpíame de mi pecado… lávame, y seré más blanco que la nieve… Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí” (Sal. 51:2, 7, 10).
La escritora cristiana Elena de White lo describe así: “El arrepentimiento incluye tristeza por el pecado y su abandono. No renunciaremos al pecado a menos que veamos su pecaminosidad; mientras no lo repudiemos de corazón, no habrá cambio real en la vida”
¿Sientes que tu vida necesita un cambio? ¿Aspiras a una vida más noble y pura? No olvides que, como dice David acerca de Dios: “Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios” (Sal. 51:17).
Tomado de: Lecturas devocionales para Jóvenes 2015
“El tesoro escondido”. Por: Pablo Claverie.
                   No olvidemos  el mensaje de la Palabra de Dios y pidamos:                         " Lávame más y más de mi maldad, y limpíame de mi pecado. Porque yo reconozco mis rebeliones… Purifícame con hisopo, y seré limpio; lávame, y seré más blanco que la nieve… Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mi" .
                                                                            Salmo 51:2, 3, 10. 

Que cada día permitamos y pidamos que nuestro Amado Dios nos limpie y purifique y  que el haga su obra en nosotros y por sobre todo pidamos que nos use para ser instrumentos suyos para que otros conozcan de su poder restaurador y purificador.
                                                               JOHN CARLOS SOTIL LUJAN
                                          DIRECTOR DEL WEB BLOG REFLEXIONES PARA VIVIR
                                                      www.facebook.com/reflexionesparavivir

Reflexiones populares

Translate/Traductor web

Seguidores

Archives

Páginas vistas en total

© REFLEXIONES PARA VIVIR. 2010 | This wordpress temeplate was designed by Vcars | Converted to Blogger Templates and Blogger Themes for Shoe Shopping | Discount Watch