Most Recent

Recibe reflexiones:

Contemplación y dignidad
Por tanto, mis queridos hermanos, huyan de la idolatría
(1 Corintios 10: 14).


LA DIGNIDAD HUMANA se rebaja por el poder de la contemplación de dioses falsos. Fuimos creados a imagen del Señor, y solo podemos conservar esa imagen si contemplamos al Dios verdadero. A través de la adoración, nos elevemos a él. Se nos dice: «Es una ley del espíritu huma­no que nos hacemos semejantes a lo que contemplamos. El hombre no se ele­vará más allá de sus conceptos acerca de la verdad, la pureza y la santidad. Los adoradores de falsos dioses revestían a sus deidades de cualidades y pasiones humanas, y rebajaban así sus normas de carácter a la semejanza de la huma­nidad pecaminosa. Como resultado lógico se corrompieron» (Patriarcas y profetas, pp. 79, 80).

En el monte Sinaí, el Señor hizo un pacto con su pueblo: él sería su Dios y ellos serían sus hijos (Éxo. 19: 1-8). El énfasis de este mandamiento se debía a que en Egipto ellos se habían acostumbrado a la idolatría, y esta los había in­capacitado para adorar a Dios. En realidad, la familia de Abraham en Meso-potamia no había adorado al verdadero Creador como debieran haberlo he­cho. La religión que practicaron era muy perniciosa: Mezclaron el culto a Dios con costumbres religiosas paganas. Esta mezcla del culto pagano hacía que la familia de Abraham en Mesopotamia tuviera una religión idólatra.


Cuando Jacob regresaba de Padan-aram, hizo un pacto con su familia pa­ra deshacerse de todo vestigio de idolatría: «Entonces Jacob dijo a su fami­lia y a quienes lo acompañaban: "Desháganse de todos los dioses extraños que tengan con ustedes, purifiqúense y cambíense de ropa. Vamonos a Betel. Allí construiré un altar al Dios que me socorrió cuando estaba yo en peligro, y que me ha acompañado en mi camino". Así que le entregaron a Jacob todos los dioses extraños que tenían, junto con los aretes que llevaban en las orejas, y Jacob los enterró a la sombra de la encina que estaba cerca de Siquem» (Gen. 35: 2-4). Esto revela cuan perniciosa y sutil es la idolatría.

Tomado del Libro de Meditaciones 2010 "El Manto de su Justicia " de Eloy Wade.
Más meditaciones en REFLEXIONES PARA VIVIR: http://www.johnsotilonline.blogspot.com


Reflexiones populares

Música de Reflexion

Loading...

Translate/Traductor web

REFLEXIONANDO CON LAS NOTICIAS

Loading...

Seguidores

Archives

Páginas vistas en total

© REFLEXIONES PARA VIVIR. 2010 | This wordpress temeplate was designed by Vcars | Converted to Blogger Templates and Blogger Themes for Shoe Shopping | Discount Watch